miércoles, 22 de octubre de 2008

Copenhague

Hace un par de fines de semana estuvimos en Copenhague (Copenhagen en inglés y København en danés), capital de Dinamarca.

Nada más llegar al aeropuerto, cogimos un tren hacia la ciudad, y nos encontramos con una sorpresa. El vagón en el que nos metimos era una especie de "vagón del silencio". Pero completamente! Por comentarle algo en voz muy baja a un amigo, me llamaron la atención, diciendo "sadj jhsdkakdl dsadsaf" y señalando hacia este cartel:

Por cierto, que en mi estancia pude observar las similitudes entre los idiomas danés y holandés. Podíamos entender muchos de los carteles que veíamos por ahí.

Aquí la escultura submarina "la sirena y sus siete hijos". Nunca había visto una escultura bajo el agua. Por suerte, el agua del canal era cristalina, y se podía ver la escultura.

Haciendo equilibrio para cruzar una fuente. Todo empezó con la típica broma de "a que no cruzas por enmedio?" :D

Una casa con curiosas ventanas

Y esta foto es de una calle muy famosa, "Nyhavn", o "nuevo puerto". Es una zona muy turística, llena de restaurantes, barcos, y casas de colores, donde los colores nunca coinciden en casas contíguas.

La famosa sirena de Copenhague. Nos pasamos una mañana entera andando hasta que dimos con ella.

No entiendo por qué es tan famosa esta estatua, no es gran cosa. Copenhague tiene muchas cosas más interesantes, como el palacio de Amalienborg, o Frederik's church (lo que viene a ser "la iglesia de Federico", también conocida como la iglesia de mármol), con una cúpula gigante, y a falta de uno, 2 órganos.

Y esta foto fue un "a ver cuántos cabemos dentro de esa minúscula cabina". Hubiera cabido al menos uno más, pero nadie más se animó a la prueba.

También estuvimos en Freetown Christiania, una especie de poblado hippie en una isla en medio del río, utilizando unos edificios militares abandonados. Era como una comunidad completamente al margen de la sociedad.

Y por la noche, en una de las plazas principales nos encontramos unas mesas con miles de piezas de Lego. Sin dueño ni nada. La gente llegaba y se ponía a construir cosas, generalmente edificios. A ver quién hace el más espectacular!! :) Había un montón de niños, y otros no tan niños. Por supuesto, yo puse mi ladrillito por allí :)

La ciudad en general era bastante tranquila, al estilo de las ciudades centroeuropeas (nada que ver con las ruidosas ciudades españolas).

Sin embargo, por la noche esta ciudad se transforma completamente. La gente bebe bastante, aunque sin llegar a los límites de otros sitios como Polonia o Inglaterra. Hay un ambiente festivo bastante alto: música por la calle, gente de aquí para allá, y todo abierto hasta las 1000. Parece la ciudad con dos caras, una sobria y tranquila por el día, y una completamente distinta por la noche. Con cuál te quedarías tú?

2 comentarios:

ayame dijo...

a) El vagón silencioso: Deberías haber puesto un cartel de "el que hable tiene que beber" \o/

b) La sirena estaba perfecta para hacerte una foto con ella dandole un beso :D

c) La minúscula cabina: Hubieran cabido por lo menos 6 ó 7, te lo dice una que juega bien al tetris :D

d) Yo me quedo con Copenhague de noche, está claro,no? :D


tiruuriiii ruuuriiruuuuu (L)

Slurp!

Unknown dijo...

Hmmm, la noche no me la perdería. Pero como de noche todos los gatos son pardos, no conocer la ciudad de día sería un crimen.Y como no quiero que me detengan, iría de alondra.